Hiroshi lore #1

Twitter

About me

Capítulo 1: La última noche

Un reloj sin movimiento, delante de una pared envejecida por el paso de los años, siempre mostrando la hora de 1:13 de la madrugada, congelado en ese momento, estático.
La habitación no había sido tocado desde esa noche. La hornilla abierta con un plato oxidado, el estéreo puesto encima de una mesa de café acompañado de frutas podridas y hojas esparcidas por doquier.
Una luz mortecina ilumina solo una pequeña parte de la habitación, destacando una tabla de operaciones echa de manera pobre. Las herramientas estaban desorganizadas. El espejo fue encontrado en la basura no reciclable de los vecinos puestos encima del asiento de un carro, el cual fue encontrado en otra parte.
El techo y las esquinas estaban cubiertas de telarañas, musgo y polvo. Un cementerio de polillas, moscas, mosquitos e incluso unas pocas moscas de fruta.
El tiempo parece haberse congelado en esa habitación, Incluso después de todos esos años, aún contenía esas luces amarillentas y verdosas, dando ese sentido sofocante de abandono.

El tema de Hiroshi

Murasaki Hiroshi BGM | Isaak

Detroit, Estados Unidos de América | 2500 DD

«Algunas veces en la noche, dejaría las luces del laboratorio encendidas, asegurándome de que la computadora haga ruido… videos musicales, pódcast. Y después me escabulliría por la parte de atrás y caminaría por el bosque silenciosamente. Camine por mucho tiempo, hasta que encuentre este lugar, viendo a cada esquina, cada detalle. Después de encender el estéreo, me sentaba y miraba al espejo, deseando que en una noche podría por fin ver mi reflejo en él.»
La voz del chico era monótona, compuesta. Solo se detenía por un cigarrillo, de manera rápida, considerando qué palabras decir, su mirada era oscura y distante.
«¿Es lo racional real? Has repetido esa frase muy a menudo, Hiroshi. El cuarto observa tu pasado humano, tus errores, tus esperanzas. Ese espejo y su reflejo representan las cosas que son importantes, porque sientes que has perdido tu reflexión, tu identidad, tu individualidad. ¿Acaso ese espejo te está diciendo que no eres real?.»
Hiroshi enciende su cigarrillo una vez más, el sonido de las ascuas llenan el silencio que siguió las palabras de Selene. Él se concentra en el calor del humo que pasa por su garganta cuando empieza a inhalar lentamente.
Se relaja y cierra sus ojos, una vez más reviviendo esas imágenes de la noche que marcaron su final como Hiroshi, y dando a luz a El Escatológico. El nombre por el cual todos le llamarían a partir de ese momento.
«Monstruos y Racional.»
Incluso en el silencio, él podía recordar la melodía ensordecedora de esa pieza de música acompañada de sus últimos alientos. Él estaba sentado enfrente de un espejo, tratando de salvar su vida. Él no tenía que hacer nada de esto, pero no tenía más opciones. Pancreatitis Aguada, un dolor inimaginable y sin ningún apoyo. Él estaba solo sin dinero ni documentos.
Él solo podía confiar en sí mismo y en sus escasos estudios que amasó por años a lo largo de su deuda estudiantil universitaria. Las últimas imágenes claras en su cabeza fueron sus manos ensangrentadas y su Escalpelo tembloroso. Preparándose para hacer su colecistectomía clandestina.
«No todos los monstruos son irracionales, como a su vez ser irracional no te hace un monstruo. Tú obstinadamente refutas aquello que tu mente no puede justificar con los principios de la lógica, hasta el punto de negar tu propia existencia y la de tus semejantes. Tú percibes los grandes cambios en tu fisiología y psicología en tu nueva condición, pero aferrarte a un anacrónico y psicología y filosofía binaria. Te reúsas a evolucionar y aceptar tus cambios, privándote de la absolución y entendimiento que deberías permitirte a ti mismo.»
«He intentado incontables veces descubrir en que me convertí, Starling. Desde el primer momento, he intentado con todo mi corazón entender que es lo que me ha sucedido. Esas sombras, ese frío, la música se hace cada vez más ensordecedora y distante. Cada rayo de luz, desintegrándose, siendo devorados por esa sombra que aquellos monstruos llaman el Abismo. Ese helado toque en mi hombro, el sonido de su voz, el terror en mis entrañas.»
«El cerebro humano no es capaz de soportar la ausencia de impulsos, por lo cual es que tu cerebro crea su propio estímulos en orden de no volverte loco, de acuerdo a un acercamiento etiológico, tú has sufrido un trauma, que causa que reacciones con pesimismo y rechazo enfrente de tu nueva naturaleza; Sin embargo, yo no aprecio la etiología, así que tengo que decirte que esa es una excusa que usas porque no quieres admitir las limitaciones de la ciencia, ni nada de tus sentidos. Tu miedo de que haya una presencia divina tangible, algo que valide el dogma, yendo en contra de tus ideales como una persona racional de las ciencias, y es aquí donde estás equivocado, la ciencia y lo desconocido no son enemigos.»
La vista de Hiroshi conecta con la de la psicoanalista, de forma pobre, aguantando el resentimiento y odio que él sintió por esas declaraciones.
Él también le dio esa vista a esa mujer que lo hizo diferente, en esa misma habitación. Ella llegó después de las sombras – él no lo había imaginado – y le dijo, en un acento Alemán, que ella está ahora obligada a llevarle al otro lado. Que su práctica había terminado y podía ser uno de ellos.
Pero él nunca se sintió como parte de ellos. Él amaba ser lo que era.
«Intente encajar, no soy un idiota o testarudo, intente cado noche entender mi condición, pero aparte de toda la energía que gaste, lo único que conseguí fue información vaga y preconcepciones, opiniones y creencias basadas en la ignorancia, en el yo-creo. Ellos son diferentes, pero han preservado todos los defectos de los Homo sapiens e incluso han logrado exasperarlos, para el detrimento de la capacidad por cambio y análisis que cruza la línea de lo ridículo.»
«No te sentiste aceptado, ese es el punto. Tú no piensas que son monstruos irracionales, tú eres aquello que tú consideres monstruoso, irreal e irracional. Porque no puedes dejar que te vean, te aprecien, atrapas las cosas que deseas atrapar. Pero sientes que no entras en ninguna categoría, y lo lamento mucho Hiroshi, pero tú eres un reincidente. Incluso en tu vida de estudiante te quejabas de ser distinto, desentendido y solitario. Esos son los síntomas de una victimización crónica.»
«Eso no tiene sentido, ellos son los monstruos.»
Él replicó firmemente. Incluso poniéndose de pie, con la excusa de una necesidad inmediata por un cenicero. Selene le permitió hacerlo, y a ese momento parece que todo se hubiese detenido o el tiempo se hubiera congelado o algo estuviese por estallar. El Escatológico estaba siendo en ocasiones indescifrable o impredecible, y ella estaba al tanto de ello, él podría hacer lo que desea, ella lo vio con sus propios ojos, así que la mejor estrategia es mantenerse frío, siguiendo las reglas de su racional y robótica dictadura, esperando solo seguir el algoritmo de comunicación que el chico había deseado seguir 540 años atrás.
«¿Cuáles son las fallas que le atribuyes a estos monstruos? ¿Cuáles son las comodidades que ellos han cometido para merecer esta sentencia? No hablo en moralidad. Me refiero… ¿Qué es aquello que los vuelve irracionales?»
El cigarrillo fue inmediatamente apagado en el cenicero de vidrio. Él definitivamente no lo había terminado, pero la pregunta lo catapulto años atrás, dentro del gran cine de sus infortunas. Él, ahora sentado en la fila principal junto con los monstruos.
Los Lasombra.
«Cuando los Lasombra elige un sucesor, ellos quieren asegurarse que el sucesor sea un producto excelente de selección natural. Sin embargo, tú entenderás que la selección natural está severamente obstaculizado por la medicina, comités de ética, progreso, la misma estructura de la sociedad básicamente.»
Selene anotó, pacientemente, Hiroshi ha regresado a un estado de regresión emocional, empezó a hablar como lo hacía hace mucho tiempo, dejando a un lado todo lo que ha aprendido de inteligencia emocional, empatía y el concepto de comunidad. Ella lo dejo seguir, porque ella se percató que estaba en el último paso, el motor principal de su creencia psicoanalista poco saludable.
«No, ellos definitivamente no son distintos a loa mortales, lejos de ello. Ellos solo son exentos de una serie de al menos consecuencias sociales. Si eres un depredado, pero tu presa no tienen ningún método de adaptación para escapar la muerte, no eres un depredador, estás intentando convertirte en una clase de deidad. Los Lasombra juegan con todo y cualquiera, ellos solo les importa a ellos mismos. Cuando encuentran un mortal para abrazar – Quiero decir, transformarte en un monstruo – ellos hacer todo lo posible para romperte, arruinarte la vida, preparando infortunios, tomando todo lo que la víctima consideren importante, a la que llaman Aquel Elegido.»
«Supongo que su propósito es crear individuos fuertes, listos para cualquier cosa. Ellos no son depredadores, ellos son la selección natural misma, pero cuando su selección no es basada en leyes naturales, sino en políticas, ahí es cuando empieza el conflicto. Lo irracional, desde tu punto de vista, sus acciones son irracionales y lejos de la lógica, lejos del orden de las cosas. Sin embargo, ellos no están tan lejos de una ave tirando sus polluelos del nido para enseñarles a volar.»
«La Elegante no me tiro del nido solamente. Ella destruyo mi vida, determinada en empujarme más allá de mis límites. He tocado fondo más de una vez por ella. No importaba lo que hiciera, ella siempre estaba ahí, usando sus sombras, sus poderes de dominación y control, Siempre por destruir mi mundo. Y cuando fallo en hacerlo de este modo, ella empezó a golpear mi cuerpo sin que yo me percatara, casi haciéndome perder mi pierna, arruinando mi visión y hasta causándome problemas de corazón y páncreas.»
«Pero tú no te rendiste y continuases. Desde su punto de vista, tú eres un increíble producto evolutivo. Un poco como diamantes en el interior de un volcán, No todas las piezas de carbón sobreviven los altos niveles de presión. Yo creo que el problema está en otra parte, Hiroshi. Tú dices que son monstruos, pero es más evidente que tú estás más molesto contigo mismo. Tú empezaste a experimentar para revertir tu condición, adoptando comportamientos muy afuera del entendimiento humano, tú elegiste quien vive o muere y abandonaste cualquier principio de la ética, tirándote directamente al abismo, poniéndote a ti mismo en una nueva práctica, finalmente extendiéndolo a otros, todo bien protegido por tu «»indiferencia»». Tengo la confidencia suficiente en tu intelecto para que pueda observar todos estos comportamientos patronales que obtuviste por imprenta.»
Hiroshi no respondió, en vez de eso pasó cuatro minutos y diecisiete segundos en silencio. Él quería oponerse a las implicaciones, pero Selene estaba jugando con armas que probaban ser muy poderosas y buenas. Sus emboscadas estaban basadas en el psicoanálisis y proceso lógico, probando ser muy difíciles de contraargumentar.
«¿Cuándo te enamoraste de ella? Y más importante, ¿Por qué sigues negándolo?»
Esa era la pregunta definitiva, la que podría marcar el éxito de esta sesión o el completo fracaso del camino psicológico que el muchacho había decidido tomar, después de medio milenio.
«Ver a seres humanos como carne de matadero, bolsas de sangre o peones en un tablero de ajedrez… Yo solamente no podía visualizar esas cosas, en toda honestidad. Yo… encuentro a aquellos que dedican su vida a la ciencia, tecnología e investigación tan admirables y encomiable. Aprecio filósofos, inventores y artistas. Amo escuchar a músicas y más que nada aprecio la literatura. No soy ningún misántropo ni un sociopatía. Sin embargo… Esta nueva condición mía me previene a tratarlos como mi gente, y eso no es bueno. Empecé a pensar como ella, empecé a pensar en mis resultados – solo los míos – sin ninguna preocupación por las consecuencias, por cualquier precio otros tengan que pagar. Pero tal vez así era yo antes, tal vez el egoísmo y la cobardía, desinterés y presunción son elementos que nos hacen similares… Poco a poco deje de odiarla, deje de esperar por su muerte y desear venganza. Deje de creer en que soy una víctima y empecé a actuar primero, como un depredador, tomando la justicia por mis propias manos, luego empecé a ocupar mi preciado tiempo con cosas más importantes. Poco después, empecé a vestirme como ella, probablemente por la misma razón. También empecé a centrarme en las mismas cosas que ella, empecé a tratar a la gente y las cosas de la misma forma descorazonada con la que uno mataría una mosca o una hormiga.»
«¿Y continuaste después de que ella se había ido?»
El Escatológico entrelazo sus dedos, trayendo su espalda hacia adelante, para verla a ella mejor. «¿Alguna vez pensaste que cuando se fue?.. ¿Qué sentiste que el peso de su ausencia y te transformaste en aquel monstruo que ella había decidido que tú eras sin darte cuenta? Llevando su visión, religiosamente siguiendo sus principios, perfeccionándolos y llevar esa pasión tuya de racionalizar todo. Como tu soledad, tu nostalgia era la única cosa capaz de mantenerte compañía.»
Un golpe, seguido por el sonido del vidrio, quebrándose. Hiroshi accidentalmente dejo caer el cenicero al piso, un pequeño ímpetu.
«Yo sé quien soy. Yo soy Hiroshi, yo no soy El Elegante. No soy un vampiro, soy un humano infectado por una serie de infecciones inducidas, probablemente mediante la vía oral.»
Selene no respondió, solamente se quedó viéndole, sin quitar la mirada. Si ella lo hacía, aunque sea por un segundo, él la hubiera devorado.
«Estamos perdiendo el tiempo.» El continuo.
Selene se levantó, guardando sus cosas.
Ellos continuarán la próxima noche.

Twitter

Twitch